Algunas claves para conocer el desierto de Atacama, parte 2

En el artículo pasado brindamos algunos tips, o claves, que pueden hacer de nuestro periplo al desierto más árido del mundo algo más fácil. Recordemos que nos encontramos en el altiplano del Desierto de Atacama, donde escasea el agua, donde los suministros son escasos, junto a los más de 200 mil turistas que llegan año a año provenientes de todo el mundo. A continuación referiremos a otros aspectos que hay que considerar para tener un buen viaje.

Reservar alojamiento y tours

Si usted viajará este fin de semana a San Pedro de Atacama y no ha reservado ni alojamiento ni tours, podrá encontrarse con dificultades para encontrar ambos servicios de forma inmediata. El primero y más urgente, el de alojamiento, es el que frecuentemente hace que quienes no planificaron pasen más de alguna incomodidad. Consideremos que cierto tipo de público, sobre todo del hemisferio norte, programa su viaje con mucha antelación, siendo común ver servicios de hotelería y hostel que tienen sus plazas reservadas todo Enero y Febrero, Julio y Agosto, los meses en que se concentra la mayor cantidad de viajeros en San Pedro. Por ello, lo primero, al menos con dos semanas de antelación, reservar alojamiento.

Luego de eso es necesario conocer la oferta turística, para programar una visita que contemple todos los tours que nos interesan, sin que estos e excluyan entre si por los horarios. Por ejemplo, considerar que a los geysers y a las lagunas altiplánicas solo se accede de mañana y crearse un programa personal que considere la variable horario de cada tour.

Dinero en efectivo y tarjetas

Otro consejo muy práctico para visitar San Pedro de Atacama es llevar dinero efectivo desde donde uno provenga, en pesos chilenos o en dolares estadounidenses. Esto debido a que en el pueblo solo encontramos un solo cajero automático, que por la enorme concurrencia de turistas colapsa a medio día. Las tarjetas de crédito son especialmente útiles para estos efectos, pues la mayor parte de los servicios gastronómicos y turísticos tienen sistema de cobro para este medio de pago.

Con poco presupuesto

Para quienes no viajan con un presupuesto muy holgado o sencillamente les interesa llevar a cabo actividades alternativas al turismo y buscan servicios gastronómicos más baratos, existen una serie de alternativas.

En el periodo estival es perfectamente posible alojar en camping, en carpa. La temperatura nocturna en los ayllus y en el pueblo, donde se ubican la mayoría de los campings, no baja de los 5 grados, para los que sin duda hay que prepararse con un buen saco de dormir, pijama y soquetes. El costo por persona no supera los 7.000 (CLP), encontrándose algunos que incluso cuestan 5.000 (CLP). Pero hay que considerar que el precio de una cama en dormitorio común en un hostel, puede costar desde 8.000 (CLP) lo que sin duda vale la pena pagar.

Para comer, al principio de calle caracoles, hacia el oriente del pueblo, encontramos un patio de comidas donde se oferta comida vegetariana, pizzas, o platos de comida variados, con un valor promedio de 3.500(CLP) y 4.000 (CLP). En el extremo oriente también de calle Licancabur, encontramos los llamados “carritos”, puestos o cocinerías que ofrecen excelentes platos de cazuela, o carnes con agregado, con un valor entre 2.500(CLP) y 3.500 (CLP). Otro restaurante absolutamente recomendable es “Las delicias de Carmen”, ubicado en calle Calama, entre Le Paige y Licancabur, en donde uno puede degustar de un rico plato de Legumbres del día, siempre acompañado de una ensalada o crema, a no más de 3.000 (CLP).

Si su interés es cocinar, es recomendable salir del centro del pueblo y caminar hacia la parte oriente en busca del supermercado ECA.

Pero quizá el mejor consejo que puede darse, es que el viajero tome en cuenta que se halla en un asentamiento humano que tiene una capacidad limitada con el objeto de resguardar - aunque esto es del todo discutible - un relativo equilibrio que no destruya la riqueza patrimonial, lo que es precisamente su encanto. Cómo escuché alguna vez de una viajera argentina; si elegiste San Pedro de Atacama, no tendría que molestarte la precariedad de algunos aspectos relativos a los servicios básicos. Por el contrario, debe comprenderse el proceso cultural, histórico y geológico que hizo habitable este territorio y contemplar el sin número de maravillas que se tiene alrededor, sean hallazgos y piezas arqueológicas mantenidas por las condiciones propioas del desierto de Atacama, sea el universo completo visto desde la más límpida ventana, Atacama, o se trate de sus maravillas geológicas únicas en la tierra y que pareciesen transportarnos a otros planetas.